Dulevo

En Emilia Romagna, la excelencia mecánica es evidente: se trata de un conocimiento difundido y peculiar.
Dulevo no es solamente sinónimo de máquinas de calidad, si no que es sobre todo, sinónimo de personas.
Personas que creen en la empresa y en sus productos.

De unos pocos técnicos en la primera sede, se ha pasado a más de 200 empleados, algunos de los cuales, trabajan en Dulevo desde hace más de cuarenta años. Nuestra gran fuerza reside también en la red consolidada de proveedores y colaboradores externos, cuyo conocimiento garantiza el pleno respeto de los tiempos de fabricación y entrega.